El Destino del Iscariote

In ancient pre-Babel language where available

Archivo del mes 11/2007

29.11.07

¿Es España una democracia?

Respuesta sencilla: evidentemente sí. Pero también existe al menos una respuesta compleja, y no es tan afirmativa.

Definamos primero los términos que uso, para no liarnos. Democracia es aquel sistema de gobierno en el que los ciudadanos eligen las normas de su convivencia (es decir, las leyes) de manera directa o indirecta (parlamentaria). Un sistema político es humanista si es respetuoso con los derechos de todos los que lo forman, incluyendo explícitamente sus Derechos Humanos. Así, una democracia puede ser participativa o partitocrácica, humanista o impositiva.

Decir que España es una democracia equivale a decir que los españoles tenemos la posibilidad de votar para elegir representantes que formen nuestro órgano legislativo. Nada más. Según ese criterio, podríamos decir sin equivocarnos mucho que Cuba es una democracia. Pero Cuba también es una dictadura. Y es que, sorpresa, ambos términos no son a priori excluyentes. Sin embargo, un sistema humanista siempre será democrático, pues entre las libertades y derechos que garantiza por serlo incluye los referentes a la soberanía popular a la hora de definir sus legislaciones.

Resumiendo, declararse demócrata no es suficiente. La democracia sin humanismo es indistinguible de la dictadura (de la dictadura de la mayoría, al menos).

Por eso, desde aquí se bloguea por la democracia humanista (y participativa, añado).

Una vez sentadas las bases para entendernos, la pregunta clave ya no es si España es una democracia, sino qué tipo de democracia tenemos. Me interesa sobre todo saber si nuestra democracia «formal», esto es, a secas, se distingue de otras, y si le podemos endilgar el apelativo de humanista para quedarnos tranquilos. Pero para mi intranquilidad, no se puede.

Clásicamente, ahora tocaría hablar de reyes e inviolabilidades, de irresponsabilidades e indisolubilidades nacionales. No voy por ahí. El hecho de que exista una persona fuera de la Ley en España es escandaloso, y tal vez algo pintoresco en frío, pero no determinante precisamente por irelevante.

El día 27 de Febrero del año 2002 un servidor no recuerda qué hizo. Pero sí sabe qué dijo otra persona, que para eso están las hemerotecas. Ese día, Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces portavoz de Ciencia y Tecnología del grupo socialista en el Congreso de los Diputados, decía que el PSOE pediría la retirada de la LSSI (llamada Ley de comercio electrónico) propugnada por el PP porque, a su juicio, pretendía «regular los contenidos» y, en definitiva, «controlar el flujo de información en la Red» ya que introducía el «ambigüo» concepto de «autoridad competente», que era quien, según la LSSI, podía decretar el cierre cautelar de una página web.

El día 31 de Octubre de 2007 tampoco recuerdo qué hice. Mi memoria, ya saben. Pero en la hemeroteca encontramos que ese día el Congreso de los Diputados aprobó la LISI, Ley de medidas de Impulso de la Sociedad de la Información, con los votos a favor del grupo socialista. En ella se declara que en casos que afecten a la libertad de expresión e información, sólo un juez podrá determinar el cierre de un sitio web, pero no dice nada de qué ocurre en otros casos, ni explica en base a qué se juzgará que un caso responde a esas premisas o no. Una ambiguedad testaruda, ya que aunque fue señalada hasta la saciedad nadie pareció querer verla, como sí vieron otra barbaridad que intentaban colar pero que les pillaron.

Una noticia intenta abrirse paso por la blogosfera. No lo tiene fácil, pues las víctimas se han ido ganando con el tiempo la indiferencia, en el mejor de los casos, de muchos de nosotros. Pero eso no hace que dejen de ser víctimas. Son zafios y groseros, como los dibujantes de El Jueves, pero eso no les priva de su calidad de víctimas. Y defienden algo completamente opuesto a lo que yo defiendo, pero deben tener derecho a defenderlo. Insultan y se mofan, pero eso no es razón para callarles la boca. Son amigos de los aspavientos, las grandes y graves palabras y están, a mi juicio, muy equivocados. Pero tienen todo el derecho del mundo a estarlo.

Lo más probable es que no sepas de qué te estoy hablando. Y me va a ser difícil indicar un enlace para explicarlo, porque el único medio que lo ha publicado es Libertad Digital (a quienes no pienso enlazar), y si no hubiera comprobado por mis propios ojos la veracidad de la noticia, no lo creería. Pero es así. A ver si me explico.

El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Barcelona ordenó bloquear el acceso desde España a diez páginas web en las que, de forma más o menos clara, se animaba a comprar productos alternativos con origen fuera de Catalunya, como medida cautelar con motivo de una denuncia presentada por la Cámara de Comercio catalana hace más de un año. La causa parece ser una lista elaborada en el año 2005 por el autor de una de esas páginas, recogida en las demás, donde aparecían productos de empresas con sede catalana y marcas competidoras con sede fuera de esa comunidad. Como corresponde, el Ministerio de Industria cursó el día 13 de Noviembre una orden a los operadores para que cumplieran esa medida judicial. No era la única vez.

Según mis investigaciones interneteras, todo parte de la web http://hastaloshuevos-com.blogspot.com, inaccesible por orden judicial. Ingenuos. Y sonriendo en las fauces de esos jueces analógicos, me he paseado un rato por esa web. No me gusta nada. Son zafios y groseros, como ya he dicho. Son grandes insultadores, de la escuela de un viejo amigo mío batiburrillesco. Pero esos no son motivos para cerrarles la boca, sino para no leerlos. Yo no los leo, salvo ahora. Y lo que es más importante: son inocentes de cualquier delito hasta que se demuestre lo contrario. Si han cometido un delito, que los juzguen. Si no, ¿quién cuantifica las pérdidas morales causadas por una decisión cautelar injusta? He estado navegando por esa web durante horas, y he encontrado golpes bajos, barbaridades lingüísticas y bastante mala bada, o mala leche, o ambas dos juntas. Descalificaciones e insultos a veces sumamente malintencionados. Pero nada que un lego en la materia como yo pueda considerar delito contra el honor de ninguna Cámara de Comercio, ni contra ninguno de sus miembros. Espero que el juez, si los encontró, tenga a bien hacerlos públicos.

Las medidas cautelares son necesarias en muchos ámbitos. Legislar sobre malos tratos sin posibilitar medidas cautelares es simplemente absurdo. Pero en asuntos de injurias, calumnias y/o daños al honor (como parece el caso) esas medidas cautelares son francamente absurdas. Ya es absurdo que tengamos asuntos de honra tipificados como delitos, imagínense las medidas cautelares sobre esos delitos… Ya nos pasó con El Jueves y su secuestro. Ahora bloquean webs por los presuntos daños morales que puede (puede, ojo, puede) causar lo allí escrito. Hacemos las cosas al revés y nos quedamos tan panchos.

Amordazamos primero y juzgamos después. Señores, compañeros de Red Progresista: creo que es hora de que nuestros colegas de Red afiliados a cualquier partido político exijan explicaciones a sus jefes. Fíjense que yo no estoy afiliado a nada salvo la Seguridad Social y tengo unas ganas locas de exijirlas…

En estas condiciones, domde los legisladores aprueban leyes sobre Internet de espaldas, precisamente, a los internautas y domde un juez puede, cautelasrmente, cerrar una web por el honor de una institución… podemos decir que no, que España no es una democracia humanista. Ni de lejos.

27.11.07

Manifiesta tu irracionalidad (Sobre el nacionalismo)

Presiento que tal vez esta entrada me cueste algo, o que provoque cosas que preferiría que no sucedieran, pero es que me encanta provocar. Y no puedo contenerme.

Mani nacionalistaEntro hoy a la portada de Red Progresista y me encuentro de repente con este banner que tienen ustedes aquí a la derecha. Lo primero que pienso es que el diseñador se ha calentado poco el cabezón, porque el cartelito es feo y simple. Recórcholis, que yo podría haberlo hecho mucho mejor en 15 minutos, añado. Y claro, me pongo a leer el texto que acompaña esa obra de arte y me encuentro con que no es propiamente dicho un banner anunciando una manifestación por el derecho a decidir, que es lo que pone en logo cutre y se sobreentiende del pretendido golpe en la mesa del texto final (pretendido porque son cuatro y se creen los 300). Suerte que tiene uno de entender el catalán (viví por allí como 9 años).

Total, que entro en materia para comprobar de qué va el tema. El tema va de que parece ser que muchos vecinos están muy descontentos con lo que está pasando en Catalunya (o Cataluña, me vale igual) con el tema de las Cercanías de Renfe. Tienen motivos, yo estaría subiéndome por las paredes y me concentraría cada vez que pudiera para pedir la dimisión o el cese de la Ministra del ramo (aprovecho la entrega de este premio para pedirlo, que quede constancia, y bla bla bla). Pero luego me lo mezclan con no sé qué plataforma PDD que pretende exigir al Parlamento Español que vulnere su propia Constitución y transfiera la totalidad de las competencias a la Generalitat. En una página francamente mejorable (no tienen siquiera un qui som (quiénes somos) operativo) muestran una vez más que ni siquiera ellos se aclaran. Vean el punto 4 de este FAQ: a la pregunta de si esto es, así por casualidad, una campaña acerca del derecho de autodeterminación, contesta que NO y necesita cuatro lineas y media más para explicar que ese NO en realidad es un SÍ, pero sin decirlo. Es francamente divertido.

¿Pero qué tiene que ver el caos de Cercanías de Renfe con el derecho a la autodeterminación? ¿Se creen ustedes que si tuvieran esas tranferencias no tendrían esos problemas? Déjenme explicarles cómo funcionan las cosas en el MundoRealTM.

Ustedes han tenido gobiernos autonómicos nacionalistas durante décadas. Serán de derechas, pero defienden como ustedes, en el fondo, el «derecho a decidir». Son, pues, sus aliados en esa campaña del PDD, aunque no se sumen dando palmas. Esos gobiernos nacionalistas, esto es, de su cuerda, han estado negociando con gobiernos centrales durante muchas legislaturas, avanzando en el necesario y beneficioso Estado de las Autonomías y descentralizando la Administración. Pero luego, a la hora de gestionar esas transferencias sus líderes han demostrado ser unos auténticos incompetentes. Primero, porque no logran gestionar correctamente aquello que ya han conseguido. Segundo, porque ni siquiera son capaces de intentar obligar al Estado a tener presente las graves carencias estructurales en la competencias que sólo un Ministro tiene. Las infraestructuras catalanas son malas, caras y no funcionan. Eso ya lo sabemos todos, y llevan estando así años. Los peajes no aparecieron ayer. Y durante todos esos años sus gobernantes han mirado a otro lado, vendiéndoles a ustedes el cuento de la nación mientras hacían la vista gorda en problemas básicos que terminan como terminan.

Y terminan con ustedes mezclando el que se sientan una nación con que los trenes vayan mal. Pues es una pena.

Les diré cómo se ve esto desde Murcia. Aquí también tenemos problemas con el tren, no se crean. Cercanías es una palabra que sólo escuchamos en las noticias, aquí de eso no gastamos. Tenemos un tranvía popular recién inaugurado que es sencillamente una chapuza. Y de la conexión con Madrid ni le cuento. Revise hemerotecas, hay accidentes bastante recientes. Aún así, no entiendo en qué país de estúpidos vivimos que no potenciamos las relaciones continentales mejorando infraestructuras a saco en el Norte. Pasos fronterizos en Aragón. Carreteras en condiciones en todo el Pirineo. Y la locura de no aprovechar las excepcionales condiciones de Catalunya y su salida al Mar Mediterráneo es otra muestra de que muy listos no somos, no. Hace falta mucha inversión, mucha modernización, y encima hay que hacer eso teniendo en cuenta que España es más que Catalunya, y que las demás regiones no se pueden quedar rezagadas en servicios. Pero cortar la principal plataforma de intercambio con nuestros socios naturales es un suicidio para todos.

También desde Murcia hemos visto cómo abrieron ustedes, nacionalistas, el melón del reparto autonómico. Muchas gracias. Creo firmemente en la Administración descentralizada, y eso implica competencias y presupuestos para comunidades y ayuntamientos, para tener al gobierno cercano al ciudadano. Y hemos visto cómo se tranferían competencias, y se aumentaban partidas presupuestarias. Pero no hemos visto una mejora en sus servicios, ni en sus infraestructuras. Las casas se les caen. Los trenes ni les cuento. Y siempre aparecen por ahí fantasmas que van del 3% al 20% encadenados a líderes políticos regionales. Y uno se pregunta qué han hecho esos líderes ahora loados como gloriosas figuras históricas con todo lo que consiguieron.

Pero lo que más me sorprende es su corporativismo. Su corporativismo nacionalista, obviamente. De compañerismo izquierdista, ahora les cuento. O algo muy gordo se me escapa o todavía no he escuchado a nadie desde sus filas quejarse de la clara ineptitud de sus anteriores gobernantes. O de una facción de los de ahora. La culpa es del PSOE, y del PSC si no se pone de su lado. CiU no tiene nada que ver, aunque gobernó años y años. ERC tampoco, aunque gobierna ahora. Me da vergüenza escribir esto, pero es que huele mucho. Aquí todos mirando por el país que aparezca en su carnet de identidad, observando el vuelo de sobres de comisiones, mientras las carreteras se agrietan y encima son de pago, caen pisos a peso muerto y los trenes parecen prehistóricos, y la culpa es de Madrid.

Sí, señores, Madrid tiene mucha parte de culpa. Lo primero porque debía haber estado mucho más atento a la situación real de Catalunya aunque desde allí no se dijera nada. Era su obligación, y ha fallado estrepitosamente. Pero también es culpa suya porque en vez de darles caramelos en forma de «ves como no odiamos a Cataluña» cada vez que alguien lloraba por la maldad madrileña se debería haber dicho alto y claro «Oigan, tenemos X millones para gastar. Podemos hacerlo en carreteras sin peajes, trenes, túneles y demás, conexión con Francia, o podemos ponernos a discutir si somos una nación, si incluímos Valencia hasta Elx o si sacamos una normativa que no sea obligatoria sobre rotulaciones en catalán».

Mani nacionalistaPorque esa es otra. Es sorprendente ver cómo a unas personas que se llaman izquierdistas les importan tres pepinos los derechos, las necesidades y las mejoras que puedan obtener determinadas personas si viven 15 km al otro lado de su imaginaria frontera nacional, que encima varía de grupo en grupo (el blog del nacionalista catalán que enlazo arriba es, sorpresa, balear). Nunca he conseguido entender el izquierdismo que reclama privilegios en función de dónde vivas. Yo pensé, ingenuamente, que eso era cosa de la derecha. Fíjense lo poco que me ha costado crear un anti-banner muy similar al suyo, con el mismo texto en castellano, a falta de logo feo. Mírenlo, y no se soprendan si alguna vez, en una manifa de esas del PP o en una web de HazteOir ven algo similar, con ese mismo lenguaje nacional/nacionalista, con esa manía de que todo es culpa de los de la otra nación. No se sorprendan digo, porque son lo mismo en el fondo.

Renuncian ustedes a poder ayudar al mayor número posible de personas mediante su supuesta idelogía progresista, y voluntariamente restringen el conjunto de beneficiados a aquéllos que son iguales a ustedes en no sé qué baremos culturales. Derecha pura y dura.

Señores, lo que les pasa con los trenes es cosa de incompetencia. De los españolazos de Madrid en sus Ministerios desde hace décadas, que ni se enteraban de que a sus máquinas se les caían pedazos. Y de los catalanes de Barcelona, que con reivindicar su identidad cultural y su orgullo irracional creían tener suficiente para contentar a la gente.

Ustedes han preferido nación a pueblo, víscera a razón. Y piden más. Háganse a un lado, su tiempo ha terminado. Ahora nos toca arreglar todo lo que han roto. Ya han demostrado su fracaso.

24.11.07

Lost: Missing Pieces

Me entero vía Público de que los credores de Lost han puesto en marcha Missing Pieces, una serie de (muy) cortos con escenas no ya inéditas sino nuevas que ayudan en la explicación de algún misterio de la serie. Los que ya no tenemos uñas y no sabíamos qué hacer hasta la cuarta temporada ya tenemos con qué consolarnos. Bueno, con eso y con los dos «infartantes» episodios que nos quedan de Heroes hasta el parón… Menos mal que no somos franceses

20.11.07

Meme: estoy de rebajas

Manolo Millón, aka The Happy Butcher, me ofrece unas lonchas me pasa un nuevo meme que se ha inventado él mismo.

Esto pone punto y final a mi infancia. Ya sé que los Reyes Magos son los padres, que Ratoncito Pérez y Cía. también son los padres y que el creador de memes es Manolo Millón. Saber de dónde vienen los condenados memes es algo que siempre he querido. Ya puedo dormir tranquilo. Adiós Valium.

No quiere saber Manolo mis sitios preferidos de vacaciones, ni que le escriba la séptima palabra de la quinta línea de la página 123 del libro que me quede más cerca según métrica no euclídea (menos mal, porque para eso primero necesito lápiz y papel para saber qué es lo que quiere) ni tampoco que cuente esas cosas que no he contado y nadie sabe, como si el hecho de que no las hubiese contado no estuviera provocado, precisamente, porque no quiero contarlas. Me pide que ponga precio a mi cabeza. En sentido figurado.

El juego es el siguiente: ¿por cuánto venderías tu blog a un partido político que no te cae bien? Pero Manolo me tiene manía cual profe tocagónadas, y al pedirle que concretara un poco más (¿Escribo yo bien de ellos? ¿Escriben ellos firmando como si fueran yo? ¿Tengo derecho a réplica en una hipotética nueva casa?) se me ha columpiado un poco. Sí, tengo que fijar el precio por el que yo escribiría bien acerca de un partido político que no me guste, pero Manolo en sus ejemplos me pide presupuesto para hablar bien de Smith de Batiburrillo o del Papa de Roma, ambos dos extraños a la categoría de «asociación poítica con fines gubernativos». Pero vale, recojo el guante. Se trata de soltar la barbaridad más gorda.

Si he de empezar por el principio, destacaría a José Blanco, el político que más sentimientos negativos me provoca. Ya sé que decir eso en un país donde Acebes, Zaplana y (por añadir algo de cosecha propia) Valcárcel son personajes de primera linea es harto comprometedor, máxime cuando uno es de izquierdas, pero es que no puedo con Pepiño. Al señor Blanco le saldría caro, muy caro, que yo hablara bien de él. Tan caro que no sé si se cancelarían de golpe el cheque-bebé, las guarderías para niños de 0 a 3 años, las becas y alguna que otra pensión no contributiva. Le costaría al señor Blanco una partida presupuestaria anual, de cuantía no inferior a lo dedicado a cuestiones religiosas, pero que pudiera verificarse que sale de su bolsillo. No quiero que toda España, vía impuestos, me pague para hablar bien de éste. No les odio tanto, compatriotas. Por extensión, mi precio para hablar bien del PSOE contra mi voluntad (que a veces hablo bien de ellos, pero lo hago adrede y gratis) sería causa de crisis financiera global.

Mariano Rajoy es una persona de la que es muy fácil hablar bien. Tiene pinta de ser el tío que, en todas las reuniones familiares, se convierte en el yerno ansiado: ayuda con la mesa, corta el pan, abre el vino, prepara los postres… El yerno perfecto, pero el novio sin novia. Que las señoras los quieran para sus hijas provoca que las hijas no los quieran ni en pintura. De Mariano hablaría bien por poco. Total, para lo que le queda en política serían loas al futuro (cercano) cadáver político, y no hay nada más autoagradecido que hablar bien de alguien justo antes de que desaparezca. Quedas como su último «amigo» antes de que los que dicen serlo pero lo llaman «maricomplejines» le den la patada. Resumiendo, querido Mariano, que si quieres que hable bien de ti me vas a tener que pagar conforme a qué quieres que diga. Si te conformas con que te quiera algo más que Losantos, te sale por unos 2500 mensuales. Si quieres que te alabe más que José María Aznar un poco más caro, sobre los 3000 mensuales. Ahora, si quieres que te babee el cuerpo aún más que Esperanza Aguirre eso sí que se cotiza, porque es un trabajo a tiempo completo. Eso te saldría por unos 6000 del ala. Y que sepas que en mi oferta no van incluídas las puñaladas por la espalda que sí llevan todos los otros paquetes. Puedes acomodar esos precios a todo tu partido, Mariano, con una excepción: nunca, nunca hablaría bien ni de Acebes, ni de Zaplana. De Aznar habría que negociar mucho, pero para esos dos necesitarás no ya el oro de Moscú, sino el tesoro de El Dorado.

Mi colega Lüzbel ha incluído en su listado a partidos pequeños, independentistas y/o nacionalistas. Yo no me pienso molestar. Que yo hablara bien de un partido nacionalista saldría tan pero tan caro (con mirar lo que le cobraría a Mariano del PP doy una idea…) que tendrían que declarar la independencia de su región, vendérnosla a nosotros los españoles y apostar lo que les diéramos en una carrera de caballos 100 a 1, ganar y hacerme el primer pago de una serie de no menos que 10. Señores de CIU, ERC, PNV, NaBai, BNG, EA, EHAK, ANV y demás: ya saben. Una mente como la mía, que muchos nacionalismos ni han olido en décadas (sí, me quiero un montón), no trabaja por menos. Caso aparte para el señor Labordeta, de la ChA, con el que me iría de tapas y hasta le pagaría por poder hablar no ya bien de él, sino con él. Y a la señora Uxue Barkos también la pondría aparte. No me costaría nada hablar bien de ella. De su ideal nacionalista, ya veríamos, pero de ella, ella, me encanta.

Con «agentes sociales» la cosa es mucho más senclla. Como dije en tu casa, Manolo, voy a soltarla bastante gorda. Por ejemplo, con la Iglesia. A la Iglesia Católica Apostólica y Romana no le va a costar un duro que hable bien de ella. La semana que viene hablaré de ella, todo lo bien que pueda, y espero sorprender a muchos que tienen esa trasnochada idea del «anticlericalismo de izquierdas» como algo patológico, irracional, fruto de la manipulación o simplemente sectarismo. Gratis, señor Rouco. Gratis.

Pero es que ya que estamos, from lost to the river y campana y se acabó. Sé que Manolo tiene un especial interés en saber cuánto constaría que yo hablara bien de Smith, autor de Batiburrillo. Yo también tengo un especial interés en saber cuánto le pediría, y me he pasado toda la noche pensándolo. Seguro que más de uno tiene curiosidad. Nada. Cero. Neich. Null. NaN. Lo he intentado. He intentado pensar en Smith tratando de que ni su ideología ni la mía fueran impedimento, he tratado de verlo como a un vecino del bloque de pisos con el que puede que no tengas afinidad, pero sabes que saca la basura y te saluda en el ascensor con frialdad pero con educación. He tratado de separar el ideólogo, el opinador, del ser humano y ver si era capaz de pensar en alguna cosa buena de éste que no se viera influenciada por aquél. Puedo hacerlo, claro, porque Smith es un ser humano de manera evidente, pero no consigo sacar nada de él que me provoque empatía más allá de esas características comunes que definen la humanidad de un ser vivo. En otras palabras, que no encuentro ninguna forma de hablar bien de él sin recurrir a los lugares comunes más tristes. Pero eso no significa que me rinda. Me hace sentirme tal mal no poder empatizar con una persona que necesito redimirme. Smith, sé que me lees. Ya has podido ver que no encuentro nada para poder alabarte, pero confío en que haya millones de razones para poder hacerlo. Tú debes conocerlas. Y por eso necesito tu ayuda. Pásame un texto que te describa, escribe un parrafillo de autobombo en el que muestres tu valía, tus activos y tus principios, y yo te juro, te prometo y te garantizo (por triplicado) que lo pongo aquí, en mi casa, con mi firma (aunque diga que es obra tuya). Sería un honor. Y sería gratuito.

He dicho.

Por cierto, que paso este meme a…

  • Jessica, del ChesiBlog, porque me interesa saber cuánto les costaría al PP catalán y a ERC que ella hablara bien de ambos. Toma…
  • Don Ricardo, que seguro que con el oro de Moscú no necesita financiación, pero la soltará bastante gorda.
  • Policronio… pero se lo tiene que decir alguien de Red Liberal, que yo no me atrevo. Tengo un ansia bestial por saber a cuánto el kilo de piropos al PSOE en su casa… Y además es paisano mío. ¿Le avisas tú, Manolo? Gracias.